Manuel Díaz García

Manuel Díaz García nació en Juncalillo, Gran Canaria, en 1974. Es un escritor, poeta, promotor cultural, prologuista, presentador de actos culturales y animador social que rebosa fuerza y talento: dos virtudes que cimientan todos sus logros. Entre ellos, la creación del Festival Internacional de Literatura ELVA, del Encuentro de Letras y Versos del Atlántico (2018-2019), de Artebirgua Literario, de Letras en la Cumbre (2017-2020), y de Nanoteatro Mental (2017). Ha sido director del proyecto cultural Poesía Viva de la Atlántida (2012-2020), y del programa cultural La Posada de la Nostalgia (2020). Actualmente dirige el programa radio televisivo La ínsula de Sancho, también de su creación. En lo que respecta a su obra literaria, ha publicado Memorias de un hombre olvidado (2002), Con Gáldar en el corazón - S Agaldar deg ul (2015), Nostalgia del olvido (2018), A golpes con la palabra (2020), y La Plaquette Réquiem por la palabra. Su trabajo ha sido publicado en varias revistas digitales internacionales y traducido a idiomas como el portugués, el inglés y el árabe. Ha colaborado en la Antología de Poetas Canarios. Homenaje a Luis Natera (2016), en la Antología de Poesía y Narrativa Hispanoamericana del siglo XXI, publicada por Lord Byron Ediciones (2014), en Escritos a Padrón (2018), y en varios proyectos culturales con el pintor Felipe Juan. Un currículum que nos revela una personalidad artística poliédrica que deslumbra y sorprende en todo lo que emprende.

Ahora, con Ediciones Garoé, nos adentra en las emociones de la pérdida que se desnuda en sus versos de: Equipaje para un largo trayecto de dolor (2021) poemario incluido en nuestra Susurros de Mayantigo.


ENTREVISTA

Entrevista a Manuel Díaz García, autor del poemario Equipaje para un largo trayecto de dolor

En Juncalillo, un pequeño pueblo de Gran Canaria, un artesano con corazón de poeta aviva la lumbre, mientras el aroma del pan recién hecho invade la madrugada. Su nombre es Manuel Díaz García, y tiene las manos manchadas de harina y de versos. Cada noche, mientras hornea el pan de la mañana, entre hogaza y hogaza se cuela la palabra, y cuando irrumpe el alba, el panadero de Juncalillo ofrece alimento para el cuerpo y también para el alma.

 

Ediciones Garoé edita Equipaje para un largo trayecto de dolor, un hermoso poemario dedicado a tu madre, y que la editorial publica en su colección Susurros de Mayantigo. ¿Qué encontrará el lector que se asome a tu obra?

Sobre todo, mucho dolor y el esfuerzo del creador de la obra por convertir ese cuerpo de dolor, que le ha crecido dentro, en arte. 

 

En este poemario te enfrentas a la muerte, a la pérdida, al dolor… en opinión de este reportero, has abierto tu pecho al lector para mostrar tu herida. Sin duda, un acto de valentía y de sensibilidad. ¿Crees que tus versos pueden ayudar a otros a comprender ciertas cosas?

Sinceramente, no era esa mi intención pues lo que buscaba era hacer más llevadero el tormento de la ausencia, y me he llevado una alegría tremenda puesto que ya me han dicho algunas personas que lo han leído que les di las palabras que buscaban para despedir a sus madres y, claro está, eso me llena el corazón.

 

¿Cuándo escribiste tus primeros versos?

Con seis años ya escribía cuentos, la poesía llegó más tarde, con diez años más o menos, hasta esa fecha cuentos o pequeñas obras de teatro que luego interpretaba para mí solo. Cosas de un niño muy soñador.

 

En este poemario citas a los clásicos, ¿crees que es fundamental recuperar sus obras?

Obviamente. Hay que ir a los orígenes para realmente disfrutar de la poesía y aprender a amarla. Construirla desde esa perspectiva, que es atemporal, destruirla con nuestras emociones y sentimientos, amoldarla a nuestro imaginario y luego mostrarla. Sería algo así como disfrutar de un buen trago de agua; mejor en el naciente que de la botella.

 

¿Cómo ves el panorama poético en las islas?

Personalmente considero que goza de muy buena salud. Hay gran cantidad de poetas, de ambos sexos, y de todas las edades, que nos deleitan con su literatura, no solo en poesía.

 

Quien lea tu biografía y no te conozca descubrirá que eres un activista de la palabra, ¿de dónde emana esa fuerza?

Sencillamente, de la pasión que me arde dentro.

 

¿Crees que para escribir poesía es necesario despojarse de todo y desnudar el alma?

Para escribir poesía solo hay que leerla antes, y mucho, después volver a leer y a releer y así incansablemente. Luego, con el poquito tiempo que te sobra, has de ser miserable y despiadado contigo mismo, ser sincero y honesto y saber que la poesía y el poema no son la misma cosa y que no todo vale, aunque todo sea válido. 

 

Cinco poetas a los que admires.

Cecilia Domínguez Luis, Tina Suárez Rojas, Alicia Llarena, Marina Casado y María Teresa de Vega. Podría enumerarte a más de cien y que están entre nosotros.

 

¿Cuál es tu próximo proyecto literario?

Son muchos, puesto que siempre estoy trabajando en siete u ocho libros a la vez y cuando cierro uno, ya abro otro, para evitar el bloqueo, manías de un hombre de campo.

 

Gracias Manuel, estoy convencido de que tu poesía tocará el corazón ajeno, y eso, amigo mío, es llegar bien lejos.

 

 

Entrevista realizada por Eduardo Reguera

 


OBRAS


Poemario: Equipaje para un largo trayecto de dolor
Poemario: Equipaje para un largo trayecto de dolor

¡PREVENTA!

Reserva tu ejemplar aquí



ENCUENTROS