CYNTHIA HIERRo

Cynthia Hierro García | Foto realizada por Nieves Delgado
Cynthia Hierro García | Foto realizada por Nieves Delgado

 

Tras la firma Limoneti encontramos a Cynthia Hierro García (Gran Canaria, 1989), una ilustradora de trazo fresco, tierno y con sentido del humor, especializada en ilustración infantil y juvenil. Comenzó su formación artística en 2005, estudiando bachillerato de artes y, más tarde, diseño gráfico y fotografía artística. En 2012, recién terminados sus estudios, comenzó su carrera profesional en el apasionante mundo de la ilustración, y desde entonces su mano y su corazón no han parado de dibujar. En 2015 creó la marca Amarillo Limón, que hasta 2018 estuvo presente en diversos festivales, y cuyos productos se podían adquirir en tiendas físicas y online. Sus ilustraciones han sido expuestas en el Centro Cultural Cicca y en el Museo Municipal de Arucas, y han aparecido en varias publicaciones, entre ellas, en el fanzine CanariasCreativa.org. Uno de sus trabajos más destacados fue su colaboración con la Editorial Oberon, del Grupo Anaya, para el libro Soy más que una talla, de Beatriz Urigoitia. En la actualidad, Cynthia Hierro García (Limoneti) compagina su trabajo como freelance para particulares y empresas con distintos proyectos personales. Su trazo más reciente lo encontramos dando vida al libro infantil Las aventuras de Tina y Ro, obra de Ana Larraz Galé. El primero de una serie publicada por Ediciones Garoé, y perteneciente a la colección Cuentos de Achi Abemon.

ENTREVISTA

Entrevista a Cynthia Hierro García, ilustradora de la colección de cuentos infantiles Las aventuras de Tina y Ro

 

Descubrimos a Limoneti en su estudio, un espacio tan personal como encantador, que su artífice, Cynthia Hierro García, ha personalizado a mano alzada. Su imaginación yace dispersa sobre la mesa de madera, en un montón de bocetos y dibujos a medio terminar. El espacio destila creatividad, y detengo la mirada sobre las ilustraciones ya acabadas que decoran las paredes. Un gato aparece de la nada para deambular sobre su trabajo poniendo el máximo cuidado en cada zancada, esquivando con parsimonia y destreza las cajas de lápices y un tarro con agua donde reposan un puñado de pinceles. El felino se detiene sobre una caja de luz encendida y me escudriña con su mirada, expectante, como su dueña, ante el cuestionario que traigo en mi cuaderno.

 

¿Cuándo y cómo surge tu interés por el dibujo?

 

Supongo que nunca perdí el interés del todo, es decir, comienzas dibujando desde que eres una niña y resulta que nunca dejas de hacerlo del todo. Pasé por épocas en las que no dibujaba tanto por lo de siempre, se nos enseña que si no tienes un nivel de dibujo académico no tiene sentido que sigas haciéndolo. Por suerte, esa visión que tenía hacia esta disciplina cambió hace mucho.

 

¿En qué piensas cuando dibujas?

 

Paso por varios procesos mentales cuando dibujo. Tengo que lidiar mucho con el síndrome del impostor y con muchas inseguridades, pero una vez que consigo dar con algo que me gusta cómo está quedando, comienzo a disfrutarlo y a relajarme. A partir de ahí se vuelve algo casi automático y mi cabeza ya puede dedicarse a pensar en que me quedan dos lavadoras que poner.

 

¿De dónde sacas la inspiración?

 

Pues casi de cualquier cosa. Del cine, de los libros, del trabajo de otros compañeros, de las experiencias del día a día e incluso de muchas fotografías. Creo que lo mejor para mantenerse inspirado es nutrirse de muchas cosas y, sobre todo, ser disciplinado con tu trabajo, estar activo y atento a todos esos estímulos.

 

¿Qué técnicas usas en tus ilustraciones? ¿Qué proceso creativo sigues?

 

A nivel profesional trabajo la ilustración digital, esto me ahorra mucho tiempo de ejecución y me permite cumplir con los plazos de entrega sin desquiciarme del todo, aunque siempre intento bocetar en papel, es un momento que aprecio bastante. El proceso creativo empieza con la búsqueda de referentes y continúa con el diseño de personajes, storyboard y finalmente el trabajo final. A nivel personal me gusta trastear con las técnicas tradicionales, especialmente con las acuarelas y los acrílicos. Para ello busco una idea, me gusta que sea algo sencillo como algún personaje gracioso o quizá un fan art, porque lo que quiero es experimentar la sensación de disfrutar algo con calma.

 

¿Quiénes son tus ilustradores de referencia?

 

Admiro a tantísimas personas del gremio que no entrarían en esta entrevista, pero si tengo que nombrar a algunos serían Beatriz Tormo, Nuria Támarit, Lourdes Navarro, Lorena Álvarez, Alfredo Cáceres, John Bond, Guille Rancel y un largo etcétera.

 

¿Dibujas con música?

 

No suelo hacerlo demasiado porque influye mucho en mi estado de ánimo y en el proceso de creación, me resulta complicado compaginar System of a Down o Alt-J con dibujos infantiles. Prefiero poner algún documental o serie de fondo, algo a lo que no tengas que prestar máxima atención pero que te haga compañía. También trabajo mucho en silencio, suena aburrido, pero me funciona muy bien.

 

Ahora cuéntanos algo de Las aventuras de Tina y Ro: ¿Cómo fue el proceso de creación?

 

Ha sido muy divertido trabajar en este primer libro de Las aventuras de Tina y Ro. Hemos hecho muy buen equipo entre Ana Larraz, María Yuste y yo. Comenzamos el proyecto a través de reuniones online en las que compartíamos ideas y definíamos cómo queríamos que fuesen los detalles del libro. A partir de ahí empezamos con los diseños de personajes que aparecerían en este primer cuento, además de empezar a definir una paleta de color, y más tarde nos reunimos todas junto con Ángela Gutiérrez para definir cómo serían las escenas del libro. Con toda esa información ya pude elaborar un storyboard completo y comenzar a trabajar en cada página. En definitiva, un proceso superenriquecedor y muy bien coordinado.

 

¿Cuánto tiempo te ha llevado ilustrar el libro?

 

Si no me equivoco, comencé con el diseño de personajes en febrero, pero cuando ya empecé a trabajar en la primera página del cuento fue a principios de mayo, así que esa parte me ha llevado unos dos meses y poco. Creo que ha sido clave el que nos hayamos tomado el tiempo necesario para crear el cuento, no queríamos que las prisas enturbiaran el proyecto y es algo que siempre agradeceré mucho a María.

 

¿Cómo ha sido tu experiencia con Ediciones Garoé?

 

Ediciones Garoé es la editorial que todo autor que siente pasión por lo que hace querría tener a su lado. Me he sentido cuidada, escuchada y muy respetada. El equipo humano que hay detrás, los que he podido ir conociendo, son una maravilla, gente que aporta y no resta. María me lo ha puesto muy fácil, y estoy muy feliz de que nuestros caminos se hayan cruzado.

 

Un trabajo magnífico. Gracias, Limoneti, por concederme esta entrevista.

 

 

Entrevista realizado por Eduardo Reguera

OBRAS